Mantenimiento preventivo

 
Es todo aquello que hacemos con el propósito de mantener nuestro ordenador funcionando de la manera más satisfactoria posible. Para esto hay que hacer una que otra prueba de vez en cuando, mientras más sistemáticos seamos más indoloro es el proceso, con el objetivo de evitar la mayor cantidad de problemas o de mitigar el daño en caso de una falla.

Hace algún tiempo les contamos sobre algunas herramientas que podemos usar para realizar mantenimiento preventivo en Windows, pero incluso sin usar ninguna de estas (aunque altamente recomendadas), podemos realizar ciertas tareas para mantener nuestro PC a punto:
 
 
 
 
  • Desfragmentar los discos duros.
  • Realizar respaldos de los datos almacenados.
  • Instalar las actualizaciones de seguridad de nuestro sistema operativo.
  • Mantener nuestras aplicaciones actualizadas.
  • No instalar software inestable o de dudosa procedencia.
  • Navegar la web de manera responsable.
  • Limpiar nuestros datos de navegación cada cierto tiempo.
  • Instalar alguna herramienta antimalware y hacer un scan periódicamente.
  • Administrar los programas que inician con el sistema y remover los que sean innecesarios.
  • Monitorear el consumo de recursos de las aplicaciones para saber cuando es necesario unupgrade de nuestro hardware.
  • Vaciar la papelera de reciclaje, por más tonto que parezca.
 
Muchas de estas recomendaciones aplican para realizar mantenimiento en la mayoría de los sistemas operativos, aunque siempre con especial cuidado en el malware en Windows, ya que ataca de todos lados.

En el caso del hardware, también podemos tomar un par de medidas para evitar problemas. Si tienes una PC de escritorio mantener limpio el case por dentro y por fuera para evitar que se bloquee la ventilación puede prevenir un fallo grave en tu procesador por sobrecalentamiento
.